lshf7279

Fue una revelación. Una imagen tangible, una ilusión de piedra, pesada como todas las aguas, pesada como el hierro en las estrellas moribundas. Fue un nombre. Con un pasado y un retrato de todos los tiempo, de cumpleaños y reuniones, de fiestas y encuentros, de álbumes viejos e imágenes digitales en la memoria de celulares robados y memorias olvidadas, imágenes en nubes de unos y ceros y nubes de polvo y smog. Fue una fecha. ¡Todas las fechas! Cada día de hambre y llenura, cada día de sueño y vigilia, cada día en que la sangre fluye y se espanta, todas las noches por la ventana y en las baldosas. En las rendijas y las hendiduras. En los rotos y el impermeable plástico de una boca asfixiada. Fue un último día, este último día, una muerte revelada a quien, cuando apenas lo supo, agonizante, desparramándose, entrópico y sin fortuna futura, en un último suspiro de la adivinanza, murió.

falkf7480

Hoy que me quedan las mesas y la madera y el viento afuera que empuja las aguas y el ladrillo viejo. Esta tarde en que pesa el calor y el vidrio de las ventanas. Hay unos libros que nadie ha leído, hay un capítulo final sin final. Primeras páginas abusadas hasta la rotura. Todos en fila, vendiendo sus entrañas a ojos entrenados o a pupilas que nada saben. A mentes que navegan entre el quehacer del antes, entre el hacer del después. Hoy que las gafas dejé, que la pantalla titila y me toca; como si me tocara, me toca; que me llama llamándome; que me vibra y acosa y presiona y llama y vuelve y llama y me toca y titila. Y aunque no estoy, estoy. Contesto y cierro los ladrillos y las aguas y el calor y ¡el vidrio! Deshecho la madera y sus mesas y contesto. Me ubico a mí mismo atrapado en el mapa y los satélites que nunca me dejan, que nunca me hablan, que siempre están.

lakjf7654

En la siembra de las manos 
queda tierra en la garganta.
Quien sumerge sus ojos, 
marchita su sonrisa.
La sed que nunca acaba,
el hambre que sólo es aliento.
Vapor que deshace.
Arena que se diluye.
En ese filo somos.
En esa sangre estamos.

mfsl92

Hoy una gota ya no cae.
Hay una llama
sin ceniza.
He y seré.
La forma encogida.
Firme en caída.
Sin salida.
Si he de ser el ser,
sólo sé ser
sin saber
ni pertenecer
O perecer.

amf764

Se esconden los cuerpos en las baldosas.
Se miran los cuerpos en las fuentes.
En la espera inventan oficios.
En la vigilia sumergen sus manos.
En la espera de una mano extraña.
Del fin solitario en la compañía
de un espejo tangible
de dos.

Ndkfj287

Regresa y atrapa.
Vuelve y sujeta.
Con el peso del llamo,
me oprime.
La duda es su filo,
su espada.
Con su silencio
y mi complicidad
lento
me mata.

lskjf82u

Las lenguas que son las otras.
Los libros que son los símbolos.
Cuánta distancia somos en la cercanía.
El universo en medio.
El silencio infinito.

klsjhdf83

No nos queda el rostro
ni la memoria
de quienes se han ido.
No nos quedan sus risas
ni el ritmo de sus voces.
Ahogados en el olvido
y en la existencia de la nada.
Al final nada vuelve,
el todo se va.
Se nos va.
Nosotros con él.

lsjg7620194

Hay unas cadenas que nunca se van.
Cadenas que nunca se rompen.
Un peso inevitable.
Algo que sangra.
Sin detenerse.
Sin fin.


lkfjgd7

De pie,
quien se apoya.
En silencio,
quien calla.
De fondo,
ladrillos.
Al fondo.
en lo hondo,
mi mirada.
Que te abarca
Que te registra
Que te esculpe
Tras las gafas.
Tras de ti.

lskfju

Las bocas de la calle y su calle, cuando caminas en tus letras y vuelas en las formas de las tijeras. Hubo esos siluetas y los vacíos de la geometría. Cuando somos en el polvo de las cortinas y cada marca de pintura en las paredes. Cuando hablas, tú ya ausente, cuando ya no escribes ni cantas. Hoy, hace el tiempo, empecé tus figuras, me sumergí en tus ficciones. Hay sangre que aún queda, hay sudor y un final. Que llegó el primer día, que nunca se fue. Como tu sombra, como tu cuerpo sin piel.

j

Crece, la roca blanca crece. Pesa del párpado y sus lágrimas, duele de ayeres y horizontes. Porque hemos sido el destino manifiesto, el peso del agua caliente, de la obstrucción.

ñ

Son las mesas y su huellas, el salón de letras y símbolos. Sumergidos bajo la alfombra roja eres la nada de nadie. Tu cuerpo vacío de ti.

p

Sólo tú decides entre los vapores de la duda y más allá del calor de tu murmullo. Esas noches de ceguera y agua. Cuando tu boca comía la sopa del castigo. En la esquina de de las lágrimas, detrás del armazón de tu espalda. Te reflejaba como la luna.

%

Yo realmente lo que creo que creo es que estamos en el pre del post modernismo.

j

Cuando las palabras son sólo ladrillos, el ruido de la licuadora encendida, cuando alguien tose al fondo.

^

La felicidad es el origen de todos los males.

t

Cuando voy y es muy temprano, cuando llego y es muy tarde. Adelantado a mi tiempo, atrás de mi pasado. En el destiempo es mi presente, mi muerte me dejará un poco vivo.

w

Nos han enterrado, nos han sumergido. Sin aire las cabinas, sin espacio y sin tiempo. Moverse en el tedio y el aburrimiento. Hacia el tedio y hacia el aburrimiento. Moverse y morir.

s

He llegado sin ti. He abierto las puertas sin ti, las botellas sin ti. He llegado a este frío que ya no espantas, a este silencio que ya no ocupas, a este precipicio del que no me salvas.

~

Que en Bogotá le digan café al café con leche viola la Primera Ley de la Termodinámica.

z

Se acaba, se va y me voy. Hay una felicidad que llora, hay un vacío que se derrama, una canción que canto entre silencios. Cuando llegue, te espero.

]

No todas las mamás son buenas mamás, eso definitivamente; pero la mía, y yo sé que no tengo ningún estudio cuantitativo con un análisis sobre una muestra representativa adecuada, es la mejor y ya está.

i

La clara agonía de lo que ya supura, el último grito de lo que no da espera. Una noche entre el sueño ya no habrá pesadilla blanca ni la inflamación de la mirada.

b

Tu silencio, es mi sonido. Te alimentas de las noches. Bebes de ti y te cierras, infinito en tu río, profundo y final.

lksjg76

Cuando baila Colombia
cuando canta Francia
cuando nucita Italia
Alemania en vainilla y chocolate
Pakistán en hola y adiós
¡o India en cada calle y viaje!
Cuando la historia es la noche
y las lenguas el horizonte
Porque somos la tierra
y nos somos entre las aguas
Por ti que no te has ido
Por mí que permanezco
Por quienes somos
y hemos sido
Un futuro que sí será
y un dolor que no rasguña
la felicidad de mi tiempo
contigo.
la felicidad de tus sonidos
y tus silencios.
Porque eres una vida
y la vida.
Todas las vidas.

_

Infinitas gracias a WhatsApp y a todos los servicios de mensajería instantánea en el celular que permiten no llamar nunca ni sentir la necesidad de contestar al ser llamado. Larga vida.

*

Morder primero la empanada y luego pagar con el billete de 50. Culpable.

¿

Hace frío en Roma: 3°C. Asumiendo que no tenían acceso a cobijas tres tigres, ¿cómo le hacían los gladiadores para andar en minifalda y los emperadores en vestido de coctel?

=



Una amiga nacida en Francia, de papá marroquí y mamá turca, que de casualidad estaba en Estambul, su ciudad favorita, me invitó a este maravilloso café en una terraza con una grandiosa vista, y me dijo que me iba a invitar a un plato típico turco. Yo emocionado esperé y esperé, sólo intentando memorizar el nombre que para mí era impronunciable, sin saber qué era, sin preguntar qué era para probar de cero sin expectativas. Cuando llegó el plato resultó que eran huevos revueltos con tomate y cebolla. Es decir, huevos pericos. Y pan. Acá la prueba. Ah bueno, también tenían pimentón: la parte novedosa. Y que me los comí en la tarde. Así es la vida.

lajsdn254

Cuando la sombra acusa,
también acosa.
¿Te persigue
la acusación acaso?
En las formas del vida
sólo hay dos ocasos.
El nacer y perecer.
O el amanecer.
Un paso.

c

Los cuerpos que yacen sobre el cemento. Las sombras de las aguas y los platos. Aquellos que no son cuando respiran, que no están cuando caminan, que son los rastros, los rostros y el sudor.

kjsf7

La historia de los humanos modernos tiene poco más de 250 mil años. De comportamiento moderno, es decir, lenguaje, arte figurativo y religiosidad, hace unos 35 mil años. Las pirámides de Giza en Egipto se finalizaron hace unos 4500 años. El Renacimiento tomó lugar hace unos 500 años. La Independencia de los países en América Latina empezó hace 200 años. Y en todos esos 250 mil años, tomó 249.917 para que la primera mujer en Colombia fuera a la universidad, 249.939 años para que la mujer ejerciera en Colombia el voto y accediera, par de años después, a la planificación familiar; momento en el cual la fertilidad empieza a decaer notablemente de 6.5 hijos por mujer en edad fértil a los actuales 2.1. Estadística presente tanto en Colombia como, en general, en el mundo. Así: que salgan con el cuasi-insulto de usar el término feminazis, con que ahora les parece que todo se volvió acoso sexual o que se burlen de la crítica a la masculinidad hegemónica, bueno, son caprichos fundamentados a medias de quien no ha sido históricamente, por el 99.98% de esos 250 mil años, discriminado, excluido o abusado. Sin chistar, sin reclamar, con la cabeza baja, porque así ha sido siempre. El 8 de marzo reivindica que sin chistar ni más, sin reclamar jamás, con la cabeza siempre alta y porque no tiene por qué ser más de esa manera: por el bienestar de las mujeres, porque se lo merecen, y por el de los hombres, porque nos conviene. #quesaludos

&

¿Qué tan efectivo es limpiar con una servilleta los cubiertos en el corrientazo?

v

Si he ganado, que me condenen. Si he perdido, que liberen las aguas y los venenos. Todos son caminos a las lágrimas. Toda forma que se deshace, cada palmo de piel oxidada eres tú. Y soy yo el muerto o la sombra.

j

Se dijo las mentiras de todos sus días, las mismas de cada mañana y café y sillas. Todas las noches. Por la ilusión de creer existir, de perseguir no morir.

h

Sacas tu cabeza por la ventana y miras los rastros de los escondidos, sobras y fluidos dispersados en los andenes, bolsas rotas de un pasado reciente. Hay un reflejo de carnes que se pudren, de cáscaras abullonadas y verdosas, de calles y entropía.

s

Déjame el silencio y tus pupilas, la forma de tus labios y tu ausencia, quédate en vacío o vete al infinito con la piel de mis manos.

p

Persiguiendo tu sombra o tu luz, las formas de cada uno de tus cabellos o tu piel. Cuántos somos que sólo callamos, cuánto somos que tu voz aguardamos. Yo me escondo en las grietas de tu silencio.

/

El misterio de las sombrillas que nunca encajan de nuevo en sus bolsitas.

a

Soy agua de las esquinas, viento de las rendijas. Una ventana hacia las montañas. Los cables del horizonte. La carretera vacía.

.z

Sugieren ventanas y vidrios
espejos de lo que fuimos.
¿Cómo escapar del cristal de tus ojos? ¿Cómo detener el río de tu silencio? Callas.
Eres montaña de arena
espalda de certeza.
Vacío.

Dhwkwi6

Se abren los ojos
por las sombras
y los ríos.
Son sólo hojas tiradas
en el piso
que nadie ve,
ramas rotas
que todos pisan.
El cemento de la vida
o el asfalto del aire
que todos escupen.

Cumpleaños 35

Hoy son mis años treintaicinco. En la barba ya tengo canas, me dejan roto las caravanas y al otro día en las mañanas no puedo dar ni medio brinco.

Hoy miro hacia el frente y hacia atrás también miro. Calculo ya mi siguiente tiro. Corro, doy la vuelta y giro. Quieto, firme, contundente. Hoy dejo de ser y quizás soy. Dejo de suspirar y tal vez voy. ¡Al mañana que no será hoy!

¿Quién seré sino el silencio? Las calles del olvido, el cuerpo adolorido, lamentos y quejidos. Voz sin vos, garganta y tos Ruido en firme silencio. ¿Quién seré sino la luz? Cuando cansado, río; cuando feliz, lloro; cuando soy yo agua del río, cuando fluyo entre mis poros. Viento libre, rendija de luz.

Son todas las sombras, son muchos los miedos. Hay penumbras y ruedos, mentiras, falacias: ¡remedos! Todo lo que no se nombra

Son todas las caricias, son todas las delicias de la inesperada fiesta que sí se presta a la fuerte risa, a disfrutar sin prisa, a olvidar también, a recordar el tren que ya se fue y no se ha ido; que si un día fue ya se me ha perdido.

Hoy son mis años treintaicinco. Sí, de cuerpo incompleto; sí, de altura a medias; ¡Repleto calvo esqueleto! Aventuras y hasta tragedia. De peldaño en peldaño, incluso a veces sin cinco, hoy son estos mis años: ¡se amontonan treintaicinco!

h

Pronto llegas y contigo la calma, el sueño y la vida. Sombra que apacigua, lluvia que refresca.

s

Se caen o se derraman. Se oxidan o se rompen. Somos la carne y su sangre, la forma de los vacíos que siempre han sido. Una línea sin grosor. Tu nombre.

!

Arriba los que compramos ropa XS.