Cumpleaños 37

Suman y suman y hoy son 37
Nunca me hice ningún tatuaje
Ni tampoco me puse un arete
No tengo para rockear pelaje
Y sale parece el primer juanete
Si bebo, me pego del retrete
Si corro, necesito mil masajes
Un día tuve como mil casetes
y hoy día no tengo ni carruaje
Pero eso no importa
¡Yo quiero mi torta!
Que la vida se acaba
Que la vida se “traba”
¡Que la vida es corta!
Un pequeño gran banquete
Un buen mesurado voltaje
No para ser el personaje
que amanece en el tapete
pero sí un par de sorbetes
que aviven el cool espionaje
¡Por qué no!
Yo que ando de viaje en viaje
alistando a toda hora el equipaje
aquí y allá de cohete en cohete
siempre empinado en un taburete
No quiero, ay ingeniero, 
ponerle a las canas maquillaje
ni ir calculando porcentajes
¡Ni ir pagando ningún peaje!
La vida, pues sí, es bien salvaje
La vida, es cierto, es un visaje
Y justo cuando cumplo 37
con un envejecido birrete
sin ningún restante juguete
ya me quiero quitar el vendaje
quiero ver el Todo y su paisaje
¡Quiero partir y hacer el alunizaje!
Adiós al tiquete, adiós al torniquete
Adiós al lenguaje y su doblaje
Soy yo: pequeño y zoquete
Soy yo: ignorancia y bagaje
Ya que son los años 37
Pasado pesado
Atado y alado
Soy joven un día 
Soy adulto este día
pronto un feliz vejete
Ayer 36, hoy 37.

o186

Ires son los cuerpos
Nunca los pesares
Se van las almas
Se quedan las lágrimas
Por entre las ramas
Por entre los espesores
Heridas insanables
Dolores

lsjf88

Quedan las hendiduras de la noche
Los rasguños de la luz
Alumbrando al que huye
Rasguñando al que llora
Aquél que no da su cara
Y que su cara pinta
Con los tiempos de irse
Con las ropas de quien no llega
De quien todo ve pasar

Pruber

He decidido darle la oportunidad a todo aquello a lo que me he negado por años. Después de no sé cuánto tiempo, quise tomar un taxi. Me paré en la esquina y estiré la mano. El primero me miró y siguió derecho, el segundo no me miró aunque iba vacío y el tercero que sí se detuvo, me hizo creer que el servicio de taxis había mejorado, que la competencia les había convenido a todos, que yo estaba era exagerando y que uy qué bueno, menos mal, qué chévere. Cuando me acerqué al taxi, me preguntó antes de subirme: "¿para dónde va?" Respondo. "Ah por allá no voy". 
La vida que le echa tierrita hasta a los mejores propósitos de año nuevo.
Intentaré ahora con la coliflor y con 12h en bus a Popayán.

ldijgs927

El universo que reposa
tras las pasos de la duda
tras la ausencia de la sombra
Hay oscuridades de dicha
Silencios que esconden
el paraíso y el agua pura
Hay cielos de espanto
Cielos de fiesta
colores para cada amor
compañías para el camino
del final del día
del final de los días
y hasta del mismo final

Don Bici

En el 2016, a los 33, compré mi primera bicicleta. Por años les tuve miedo y por años, también, cargué con la vergüenza y la sensación de haber fallado, de ser incapaz, de mostrarme a las personas fuerte en unas cosas y al final en esta mentir, desviar las charlas y temblar.
Una vez la compré, no me bajé de ella, luego compré otra (la del invitadx) y otra para el por si acaso, y lo que más extrañaba cuando estaba de viaje era darme una vuelta en mi bici. 
Llegué a tomarme selfies con ella. 
Era innecesariamente vistosa, innecesariamente grande, innecesariamente pesada. Era la incorrecta pero era la mía y era la primera.
La primera vez que realmente la usé, iba a casa de mi hermano. Un trayecto de 40 min. Estaba nervioso y me golpeé varias veces con el pedal y puse mal los cambios y veía como todo el mundo, incluida la señora de 200 años, me pasaba cual rayo, pero seguí. Cuando ya faltaba una cuadra para llegar, con el orgullo bien alto porque, a pesar de todo, estaba por coronar, me tropecé, me enredé, perdí el equilibrio y me caí sobre un montón de bolsas de basura. De esos momentos que duran 3 segundos y se sienten como 3 años. La vida y sus enseñanzas.
Ahora soy mucho menos torpe y menos nervioso, con más experiencia de sus partes y de sus sonidos, fluyo y me entiendo con las bicis. Hemos llegado a un acuerdo de uso y a un convenio emocional de manejo.   
Ayer la monté por última vez antes de desarmarla y enviarla donde mis papás. La del invitado se fue y la del por si acaso también. Quedé nostálgico y triste, y feliz y triste, y emocionado y triste. Al final, era mi primera bici. La de la adultez del ahora y la de la niñez de siempre, la de de este yo, la de mis 33 de entonces y la de los 36 de hoy.

ljsdfjwye

Se cruzan los tiempos
Y la vida
Intersección
que el viento ignora
Sé la ausencia
Lo que aún no llega
O lo que ya se fue
Hay una danza
La música del universo
La danza del existir

mznxczc1871

Hay ojos y tus ojos
Hay silencios y tu cuerpo
Tú que flotas entre el polvo
Tú que alumbras el cemento
Luz de la vida
Un camino

202X

Mi propósito para este año es usar y no usar y no molestarme-por ni tampoco imponer el/la/lx todes y el todos y el todas y el todxs y el tod@s y parecidos, derivados y similares.
La voz de sus tiempos
La lucha de sus luchas
El silencio de sus ojos
El secreto de su camino

mxvb029

Creando un yo
Un otro
Otra
Un aquél
Aquella
El cuerpo que es
todos los cuerpos
Y las pieles
que son la escenografía
de una obra
siempre escrita
siempre en olvido
siempre en silencio

mcnk9

Se atrapan los rostros,
las imágenes,
las esencias
en el destino propio
de nada ser
de a nadie buscar
El libro está vacío
Un horizonte que no existe
Un abismo por construir

mapq902

Sobre la economía, la lucha
Sobre el dinero, la resignación
Empujan los vientos
Callan las sombrillas
El camino eterno
De quien sigue
Y otorga la vida
Al camino
A la inmensidad

ppk987

Por allá que son dos,
por acá que son tres.
Las vidas que charlan
en el ritmo de sus lenguas primeras,
en la compañía de existir.
Ingenuos del otro
Ausentes de todos

,kt43

Son caminos los caminantes
Son los tiempos las rocas
de cada río invisible
El destino suspira
en sueños
y ensombrece la
marcha de las gotas

NOvidad

La Navidad sería mejor sin decoración navideña.
Y muchísimo mejor sin villancicos.

jj532

Espera el que parte
Quien llega
su llegada espera
Un intermedio de los cielos
Un camino
Un silencio

pqie62

Ya no ve el cristal de la ausencia
Ya no ve
No respira el árbol de la vida
No respira
Sin garganta se oxidan las formas
Sin piel se queman las dichas
Hoy que nada empieza
Hoy que todo acaba
que todo siempre acaba
tras el filo del ahora
donde reposa
donde habita
el abismo de existir
sin ti
conmigo
sin mí

wpie16

Nadan sobre las dichas
Se ahogan
Caminan sobre las aguas
Las memorias
En el otro lado
Reposa la historia
Al final de la jornada
Espera la hora
Aguardan susurros
De un mañana
En la sombra

j1726

Las palabras que esperan al final de las columnas. Sabio aquel color que surge de la noche y habla de la vida y de la muerte y de cada paso y del abismo que somos todos, del infinito que portamos.

La súper sal

Hoy me hicieron recordar que una vez en la isla de San Andrés, recién levantado preparé una jarra de café, como todos los días de todos los tiempos, con agua de la llave. Estando en el balcón leyendo alcancé a tomarme una taza y media. Qué felicidad el primer café. 
Cuando mi compañía despertó, se acomodó y salió a la sala, le serví una tacita para recibir el día y al primer sorbo se le arrugó la cara cual acordeón y escupió casi gritando: ¡este café está salado!
Yo, claro, con ese disparo recordé inmediatamente que el agua de la llave venía directo de un pozo con agua de mar y que quien nos había rentado el apartamento, nos había recomendado nunca tomar de la llave, por peligro de cuanta cosa y por el riesgo del final del mundo mundial, sino siempre pero siempre del agua embotellada.
Ese día tuve el teléfono de la ambulancia conmigo a cada segundo. 
La mente es asombrosa en su capacidad de omitir sensaciones. En este caso lo salado. Un poder curioso pero poder sin embargo.
Y sobreviví a taza y media del agua salada del mar. Nunca pasó nada excepto que al almuerzo, preferí un postrecito. Quizás ese sea mi súper poder y yo un pequeño súper héroe salado. 

vd467

El cuerpo se va
La nada se va
El vacío que se esfuma
El todo que nunca fue
Ser no-ser
Aguardar
Y desaparecer

jk5324

Caminan y buscan
Picotean y allanan
Esconden los tiempos
En el barro de la historia
Que alimenta
Que sueña
Que escucha

hku56

Todas las calles callan sus voces
Todo el cemento esconde una vergüenza
Hay un teatro que todos habitan
Un silencio que nadie calla

fgg67898

Nadie queda
tras la partida
Aquellos caídos
que no volverán
Una ficha última
Un movimiento último
que dé cuenta
bajo el cielo y las manos
la lucha infinita
y el final

bjvoe98

La historia también está en las sombras
en la oscuridad
Donde no se ve la conciencia
Donde se ve el instinto
Biología
partícula del todo
El Todo y su universo

m,i789

Las aguas que son áridas
La madurez de la arena
Andan las algas
Se escapan
Cielo de los tiempos
Sé hoy
Llueve

qpwie71

¿Qué piel reposa al final de la ausencia?
¿Quién es la silueta vacía aguardando?
Un abismo es la vida
un precipicio
el frío y la soledad

sqw24

La oscuridad que es la vida,
la luz que es la ilusión.
Nada se esconde,
sino el ver que todo apaga,
que todo acaba,
que todo hunde.

iofj219

Soy la sombra de la dicha
el reflejo de lo ausente
las palabras de los otros
hoy soy mi oponente
Soy la carne del cemento
del golpe el rasguño
de la sangre mi puño
soy cada frío momento
Cuando duermo muero
Cuando vivo hiero
Soy el fallido guerrero
que ya no alcanza
que ya no quiere
desenfundar su lanza
que ya no quiere
la alegría triste
de verme caído
quizás sumergido
por una venganza
infringida a este espejo
relato siempre cierto
de lo viejo y añejo
que soy
que siempre soy
yo y el yo

ssw2345

Aguardan la espera
esperan los tiempos
las filas de la historia
las líneas del descenso
yo que me sumerjo
y me escondo
tú que te alistas
a las mareas
del cemento

sefj19

Se arreglan las sillas
sobre las líneas del rumor
de alguien que una vez fue
un cuerpo que todo esconde
o corredor
sobre el que nada acaba
fue una tarde
fue un día en la tarde
la vida misma
todos los días

Don Músico

Siempre que me preguntan que si sé algo de música cuento que estudié piano (era una organeta pequeñita de las de regalo de Navidad para niños) y que también estudié instrumentos de viento (la flautica dulce de toda la vida que costaba lo que un portaretrato cualquiera).
Que me pongan a bailar...
y ahí si verán cómo me tropiezo con mi propio pie.

ksk17251

Verdes son las formas
de las voces
que todos oyen
que nadie entiende
que suspira
la materia
de la espera
la calma
que todo aguarda

sry699

La orilla que no vuelve
La puerta que cierra
sólo en las noches
como la sed
de las mareas
y su aullido
y su soledad
de cuerpo celeste

dhl95

Dispersas las gotas del universo,
piedras mudas del espíritu.
De la espera,
de una llama que no calienta
pero que abriga
los reflejos de las almas
y sus vacíos
Afuera reposa el sabor de los ayeres fríos y de las pieles tibias, que abrigaron las mañanas y aquellas lágrimas de la infancia.

El tigre de la cobija

Hoy me dijeron que la temperatura en invierno en Washington DC podría llegar a bajar hasta 30. Quedé mudo y pensé inmediatamente que no tengo ropa para semejante frío y que la cobija tres tigres y la bufanda de puente de la Universidad Nacional realmente no me iban a servir como era mi plan. Miré mi cuenta bancaria, hice cálculos, busque dónde comprar y empecé a planear todo porque esa ropa es cara y acá todo es más caro y en invierno acá es re-todo re-contra caro, y estando en esas, casi corriendo y con algunos pelos de punta (los únicos que aún pueden estar de punta), caí en cuenta que era 30 y no menos 30 y que eran Fahrenheit y no Celsius. Es un frío de 1C, más o menos. Bueno, más menos que más. Quizás la cobija tres tigres y la revolucionaria bufanda azul en la calle sí me funcionen.
La verdad es que no sé pensar en Fahrenheit ni en pies ni en millas, a menos que sean los que voy a poner en mis zapatos y las que voy a acumular en un viaje en avión.

dgk1

De tantas soledades, una es la soledad del agua, la soledad de la lucha, la soledad de la paz. Empujar, resistir, contra la corriente de lo inevitable o la luz del fin.

<>

Esta constante discriminación contra los que nos gusta la pizza con piña. :/

Alarmas de la vida

Hay domingos de domingos.
Se me olvidó apagar anoche la alarma y esta mañana sonó muy a las 6 am como un latigazo. En el de querer apagarla, afán cegatuno y a oscuras, me tropecé con el calentador portátil, que me llevó así a empujar la silla del escritorio, cosa que caímos al unísono los tres en tremendo escándalo cual Titanic. Ni Michael Jackson lo habría hecho mejor. Como estoy en Estados Unidos, la alarma contra robo empezó a sonar, salí corriendo a apagarla y quedé tranquilo por unos minutos cuando me llama mi compañera de piso, que está por fuera de la ciudad, avisándome que la policía venía en camino. Efectivamente, llegaron a confirmar que todo estuviera bien. Muy amables, hay que decirlo, pero por supuesto estaba yo nervioso y molesto con toda la situación. 
Pasó así la mitad de la mañana y decidí hacer mi desayuno. Huevos fritos con pan. Como puse poco aceite, se alcanzaron a quemar un poquito, un muy-poquito, pero fue lo suficiente como para que ahora se estallara la alarma contra incendios. Otra vez salí corriendo a apagarla y llamé a mis compañeros a reportar que sí, que otra vez yo, que no, que no había pasado nada, que perdón, que yo sé que es Domingo, y que si llegan a cobrar algo pues que siempre pueden disponer de uno de mis riñones, o que puedo hacer una colecta a punta de empanadas. Parecía que no pasaría nada y cuando ya estaba camino a la ducha, vuelven a timbrar y es nuevamente la policía, otros policías, también muy amables que, para cuando salí a abrir con la pijama puesta al revés  y con sólo una chancla en el pie, ya se estaban yendo y me gritaron, ¿todo bien? Sí, todo bien, se me quemaron los huevos fritos. ¿En serio? Sí, en serio. Se rieron conmigo (y seguro que un poquito de mí) y me regresé a enviar un mensaje a mis compañeros: sí, otra vez yo, finalmente sí vinieron. No, no pasó nada de nada. Sí, cualquier cosa aviso. Perdón. Perdón por ser tan menso.
Cansado de todo el drama de Domingo, por fin quise regresarme a la ducha y cuando ya estaba en esas, nuevamente empezó a sonar el timbre. ¿Los bomberos? ¿Nuevamente la policía? ¿Mi mamá con una correa?
Me arreglé como pude y salí otra vez vestido a medias y abrí la puerta. Señor, buenas tardes, ¿conoce ud de nuestros servicios? (Me quedo mudo acomodando nuevamente en su lugar mi corazón que lo tenía en la manos. Tengo ganas de gritar o de llorar o de ambas) No, no conozco sus servicios. Gracias por el folleto. Este Domingo aún no se ha acabado. Apenas son las tres. Hay espacio suficiente para que continúe Betty, la fea, versión yo. Ya les contaré.
Sigo sin bañarme.

Que ya nos juimos

Esta noche de silencio recuerdo a Rubén Darío que bien supo decir lo que hemos sabido siempre pero que no hemos podido decir igual. Este poema me lo memoricé cuando tenía como 11 años y cada tanto viene a mí completo a recordarme el peso de la incertidumbre (de saberla) y la carga inevitable de lo que quisimos que fuera y no fue y lo que quisimos que no fuera y fue:

"Dichoso el árbol que es apenas sensitivo,
y más la piedra dura porque esa ya no siente,
pues no hay dolor más grande que el dolor de ser vivo,
ni mayor pesadumbre que la vida consciente.

Ser, y no saber nada, y ser sin rumbo cierto,
y el temor de haber sido y un futuro terror…
Y el espanto seguro de estar mañana muerto,
y sufrir por la vida y por la sombra y por

lo que no conocemos y apenas sospechamos,
y la carne que tienta con sus frescos racimos,
y la tumba que aguarda con sus fúnebres ramos,
y no saber adónde vamos,
ni de dónde venimos!…"

Ontológica odontología

Se pusieron filosóficos los de El Espectador con la cita ontológica y la pregunta del ser. ¿Qué hay?


Arepas del mundo

Dentro de tantas discusiones innecesarias, una es sobre el origen de la arepa. Para mí, desde que sea deliciosa, bien puede ser japonesa o de Malawi o alienígena como las pirámides y Machu Pichu. Acá di con una arepa vegana de un maravilloso negocio venezolano con yuca, plátano maduro frito (oséase tajadas), aguacate y fríjoles. Y ají con cilantro, cebolla y que tales. Más dos cervezas andaluzas Cruzcampo porque pues ajá.

#Sevilla #España


*

Si le preocupa el Amazonas, deje de comprase ropa nueva para Diciembre. Deje dar regalos. No los espere.

De puertas

(Es/En)

Hoy me estaba acordando que cuando regresé en avión desde Argentina, a mitad del vuelo quise ir al baño y al abrir la puerta que aparecía como disponible, me encontré con que la señora adentro había olvidado bloquearla. Con todo el espanto y la incomodidad de ambas partes por semejante situación que tomó tres eternidades el cerrar la puerta, me di cuenta que era la señora que estaba sentada detrás de mi silla. Durante las restantes horas, nos escondimos el uno de la otra. Lo que era imposible: lo único para esconder ya había sido muy visible y, por el otro lado, el sonido de su existencia a mi espalda, que destilaba vergüenza por allá y de culpa por acá, era ya imposible de esconder.

Today I was remembering that when I returned by plane from Argentina, in the middle of the flight I wanted to go to the bathroom and when I opened the door that appeared available, I found that the lady inside had forgotten to block it. With all the fright and discomfort of both parties by such a situation that took three eternities to close the door, I realized that she was the lady who was sitting behind my chair. For the remaining three hours, we hid from each other. Which was impossible: the only thing to hide had already been very visible and, on the other hand, the sound of its existence behind me, which distilled shame over there and guilt over here, was already impossible to hide.

Ale dale

Ayer terminé de ver la docuserie de la BBC Magic Numbers: Mysterious World of Maths (Números mágicos: el misterioso mundo de las matemáticas) que es de 3 capítulos. Explora si las matemáticas son inventadas por la mente humana, es decir, son un lenguaje no-perfecto desarrollado por el ser humano, o si por el contrario, se descubren en la realidad de la experiencia tangible como cual arqueólogo. ¿Y por qué se pregunta eso? Porque las matemáticas nos han permitido contar y distinguir desde, si tenemos 6 porciones de pizza o 3 de arroz con fríjoles, hasta permitir enviar un aparato con un mancito adentro, mediante una fórmula de hace más dos siglos. El caso es que el documental, además de hablar de un tópico que me encanta, tiene algo que me resulta también interesante y genial. La conductora, la matemática Hannah Fry, va contando el chisme entrevistando la gente dura del tema que viene de universidades de esas de-las-famosas. Las personas que entrevista son una mezcla de géneros, orígenes, acentos en inglés, razas y edades, con una especie de equilibrio entre estas cinco características, que es evidente cuan inclusivo quiere el documental ser. Esto es crucial para que todas las personas, en especial los niñxs, puedan verse indentificadxs, y eventualmente considerar con seriedad que si X lo hizo, yo por qué no. Pero al final, y no, este no es el final, hay otro detalle de la docuserie que me gustó muchísimo. En el capítulo 3 min 44:22, la presentadora entrevista a la Professor del Departamento de Física y Astronomía del University College London (número 8 del mundo según el QS), Alexandra Olaya-Castro, una bogotana de 42 años que estudió en la Universidad Distrital y en la Universidad de los Andes, y que se ganó en el 2016 el Premio Maxwell que reconoce contribuciones sobresalientes a la física teórica a principios de la carrera científica. Yo ya había escuchado de ella en una charla TED sobre equidad de género. Muy buena, ademas. ¿Y sobre qué habla en la docuserie de matemáticas? Acerca de sus estudios sobre los efectos cuánticos (la física de las partículas fundamentales: electrones, etc) en procesos biomoleculares, en particular, en la conversión de luz en energía química; así como lo hacen las plantas mediante la clorofila, y de la que depende toda la vida en el planeta. ¿Por qué cuánticos? Porque esa conversión de luz en energía química representa para la planta finalmente la recepción y conversión de unas partículas fundamentales denominadas fotones que son parte indispensable de la luz. ¿Y por qué en esta docuserie de matemáticas si la entrevistada habla es de física? Pues porque toda la teoría cuántica está sostenida por completo en una serie de fórmulas matemáticas específicas y cuyas implicaciones en la realidad desafían la más absurda de las imaginaciones pero que, y porque así es la vida, tienen una altísima capacidad predictiva que ninguna otra teoría científica tiene ni de lejos. ¿Qué tal el trabajo de la profe Alexandra? Es una idea poderosamente sencilla, uno diría, obvia en sí misma, pero que, de hecho, es un campo reciente de la investigación y que requiere un enorme nivel de comprensión de la física cuántica y, claro, un manejo maravilloso de las matemáticas y de la biología. Y mucha imaginación: ver más allá (de lo intangible, diría Leono). ¡Y qué tal de las implicaciones filosóficas! Una campeona la profe Alexandra.

Charla TED: https://www.youtube.com/watch?v=t2GxMJDsl6Q
Docuserie cap3: https://youtu.be/TKKUZoqSTxw?t=2658

Yesterday I finished watching the docuseries BBC Magic Numbers: Mysterious World of Maths, that has 3 episodes. It explores whether mathematics is invented by the human mind, that is, it is a non-perfect language developed by the human being, or, on the contrary, whether it is discovered in the reality of tangible experiences just like it is for an archaeologist. And why does it ask that? Because mathematics has allowed us from counting and distinguishing 6 servings of pizza from 3 of rice with beans, to letting us send a device with a man inside, using a formula from more than two centuries ago. The thing is that the documentary, in addition to talking about a topic that I love, it also has something nteresting and great. The director, the mathematician Hannah Fry, is telling us the topic by  interviewing the hardcore people of the topic who come from prestigious universities. The interviewed people are a mixture of genres, origins, accents in English, races and ages, with a kind of balance amog these five characteristics, that is evident how inclusive the documentary wants to be. This is crucial for all people, especially children, they can identify themselves, and eventually and seriously consider that if X did it, why not me. But in the end, and no, this is not the end, there is another detail of the docuseries that I liked very much. In episode 3 min 44:22, the presenter interviews a professor of the Department of Physics and Astronomy of the University College London (number 8 of the world according to the QS ranking), Alexandra Olaya-Castro, a 42-year-old woman from Bogota who studied at the District University and at the Universidad de los Andes, and who won in 2016 the Maxwell Prize that recognizes outstanding early carreer contributions to theoretical physics. I had already heard of her in a TED talk about gender equity. Very good, too. And what does she talk about in the math docuseries? About her studies on quantum effects (electrons, etc.) in biomolecular processes, in particular, in the conversion of light into chemical energy; just as plants do through chlorophyll, and on which all life on the planet depends. Why quantum? Because that conversion of light into chemical energy represents for the plant the reception and conversion of fundamental particles called photons, that are an indispensable part of the light. And why in this  docuserie about math if the interview talks about physics? Because the whole quantum theory is fully founded in a series of specific mathematical formulas and whose implications in reality defy the most absurd of imaginations but, such is life, they have a very high predictive capacity than any other scientific theory has, not evean near near. What do you think about the work of Professor Alexandra? It is a powerfully simple idea, one would say, obvious in itself, but that, in fact, is a recent field of research and that requires an enormous level of understanding of quantum physics and a wonderful handling of mathematics and biology. And a lot of imagination: seeing beyond what's there. And how about the philosophical implications! Quite a champion Professor Alexandra is.

TED Talk: https://www.youtube.com/watch?v=t2GxMJDsl6Q
Docuseries ep3: https://youtu.be/TKKUZoqSTxw?t=2658

Golpe con golpe

Hoy a mitad de clase, frente a todos los estudiantes, por querer sacar la cabeza a estornudar me golpeé de frente, con fuerza y escándalo, con la puerta de vidrio del salón que, de tan limpia, era invisible. Sostener la dignidad y continuar, con chichón y aullido, me ha hecho un repentino súper héroe dominguero. Menso y torpe pero resistente.

Today in the middle of class, in front of all the students, for wanting to get my head out to sneeze, I hit myself, with force and scandal, against the glass door of the classroom that seemed invisible from too much cleaning. Keeping my dignity and continuing, with a bump and after howling, has made me a sudden Sunday super hero. Dumb and clumsy but tough.

Luz que no existes

Invisibles. Eran invisibles: el señor que carga al niño, dentro de un bus repleto de personas. En la realidad como en la foto anterior. A nadie le importó el riesgo al que se exponía al niño. ¿Qué pasó? Momentos antes se había subido por la puerta de atrás una mujer joven con un niño en brazos. A ella sí le cedieron el puesto. Él llevaba ahí al menos media hora. ¿Por qué? ¿Cuál es la diferencia fundamental entre un niño y el otro? Ninguna. La diferencia está en quienes los cargan. Quizás él no sea un buen padre, quizás no sea un buen hombre, incluso, podríamos hasta pensar como posibilidad que si él hubiese estado en la situación de las demás personas, tal vez no le habría cedido el puesto ni a ella ni a un él. Quizás. ¿Pero tiene esto que ver más con el hombre adulto que con el niño? Al final entonces, el bienestar de los niñxs no importa tanto. Se invisibiliza su bienestar aquí bajo el peso de la asignación forzada y condicionada de roles de género. Y nosotrxs, todxs, las perseveramos, las cargamos, las defendemos. Y a ellos dos, los invisibilizamos, les diluimos su existencia, los desaparecemos.