Esta es mi mañana de todas las mañanas.

Se me hacen claros los días. Son todas las mañanas una mañana radiante e infinita. Son todos los días domingo en el campo a mediodía. Es esta hora. Es mañana.

La voz.

Tan callado y mudo este inmenso e infinito silencio.

Pasadas las once.

Aún estoy ahí donde tú estás.
Aún respiro contigo el aire.
Este aire. Ese aire.
Aún se entrecruzan nuestras sombras
en los andenes de las calles.
Me tengo entre tus manos.
Me sostengo indefinido.
Me abrazo sumido entre tu aliento.
Me encuentro en ese cuerpo
que
ahora
ya
no veo.
Pero te siento.
Y aquí te tengo.
Tu cuerpo se haya por mí cobijado.
Dormidas tus formas soñando ríos y lagunas
en un día de verano.
Y te observo.
Aún acaricio tu cabello.
Mientras duermes, mientras sueñas.
Te sueño ya despierto.
Te tengo conmigo
porque sigo siendo tuyo.
¿Me perdonas?

What it is.

You make me remember.

Or what I think about what I remember is the remember for itself.

Ame-n.

Lost in my own translation. Lost in my explanation. Lost in my world deep relation.
Keep the hand, it says.
Keep the land, it works.
Keep the man, I say.
There's the point, there's the dot. There's my name. Just the same.

Bi.

There must be a bee.
A bee who does be.
One bee being.
And forgetting.
What is to be a bee.

Aquí.

Y ella dijo:
Sí, la muerte peca.
Sí. Que sí. Cuando dijo que se vende al mejor postor.
Será condenada. Ya verá.
En el infierno que tenga o que lo toque.
Allá. Sí, allá.
De esta línea que dibujo, usted allá, yo acá.
Por ejemplo.
Del más allá.

Dado que si es aún más que el más allá.
Sigue siendo para nosotros o, bueno, para esto que es la realidad y mi realidad en esa realidad, el más allá.

Balloon.

I am a
bubble wrap with an end.
There must be a
bubble wrap
that never ends.
My dreams with you,
maybe.
Your lips.
Your words.
Your silence.

Not your distance.

Sin título.

Te fuiste. Me fui.
Estamos lejos
mientras aún nos miramos.
Aún.
Aún haces parte de mi sueño.
De este sueño. O ya ese...
De mis sueños cuando duermo.
De mis búsquedas.
De mis dolores en busca de calor.
De mis temores en busca de abrazo.
De mis defectos en busca de virtudes.
Porque el Todo nos ha vencido
y sólo yo sé controlar la parte.
Una parte.
La mía.
Buscando lo fortuito
espero encontrarte en donde te me perdiste.
En donde me perdí.
Como pasan las noches
pasarán los rostros.
La vida.
La existencia toda.
El infinito.
Tu rostro sigue siendo el mío
si estamos ahora lejos aquí.

Aun si juntos no estamos.

Sch.

Estoy triste y triste está mi tristeza.
Acongojada mi certeza.
Te vas y estás. Te alejas sin irte.
Y yo me voy y me quedo.
Con mis pies enterrados. Acá, quieto.
Nos perdemos.
Me pierdo.
Pierdo tu rastro.
Tu rostro.
Tus formas.
Te extraño.
¿Me extrañas?
Si, te extraño. Te quiero.
Ya nada es igual.
Nada es igual nunca a nada.
Todo se va.
Todo cambia.
Todo cesa.
Aun el cambio.
Y cambio yo.
Y cambia el cambio.
Yo soy aquél.
Y soy éste.
Y este...

¿Sí o no?

Dije: mejor vacío, ¿no?
Dijo: sí, mejor no.

Un metro de 48 centímetros y una pisca.

Las partes que todas suman el todo o un todo.
Las partes ponderadas por los ojos.
Las cosas, todas las cosas, valoradas según su utilidad.
¿Es útil el todo?
¿Mi todo?

Mis razones.

Todo expone sus formas.
Todo explica sus colores.
Todo da sus razones.
Soy esto que no miro.
Pero miro cuando me miro.

Erre con erre.

Es esta realidad no real mi realidad.
Es lo real mi realidad mas no la realidad.
Lo real es mío.
La realidad de nadie.
De nada.
Lo real es tuyo.

The fact.

Existe la posibilidad que nada exista.
Existe la posibilidad que todo exista.
Existe para que exista la posibilidad.
La posibilidad inexistente, existe.

Nesseo.

Y eso, ¿es?
Es aquello que no es.
Y lo que no es, es.
Porque sólo existe lo que está.
Y sólo está, aquello que no existe.
Soy allá, donde no soy.