Esto de subir de repente al bus gritando ¡Esto es un atraco! para empezar el rap, captó no sólo toda mi atención sino que detuvo mi circulación por un segundo.