Lampiñas barbas

El apartamento en donde vivo, en este pueblito alemán, queda justo al lado de un colegio y ya se ve el movimiento de muchos niñxs aunque aún no están formalmente abiertos. Varias veces paso justo enfrente cuando salgo a hacer mercado. Como ya casito es verano me pongo pantalones cortos, uso zapatos deportivos y me pongo, para no quemarme, una gorra tipo beisbolista. Y un maletín vacío en la espalda. A veces siento que debería ir a tomar clases para aprender a sumar, restar, multiplicar y dividir pero creo que me delataría mi barba y sus canas. Especialmente las canas.

oo

En Alemania están de moda las lentejas. Siempre las han vendido pero ahora las venden más. Detrás de ellas llegaron los fríjoles que ya se consiguen secos y no en lata. Los compré, los dejé remojando el sábado, los cociné el domingo. Compré aguacate. Hice arroz con cebolla y ajo. Conseguí ají. Fueron tres meses de abstinencia. ¡Pequeñas felicidades de la vida! Incluso tomando en cuenta que faltó el plátano frito.