Las notas prohibidas

Desde hace unos días están utilizando el andén de la esquina como escenario para diversxs cantantes que llegan con sus micrófonos y altavoces. Tremendos taltentos por ahí. Anteayer, en la tardecita, estuvo una chica que no vi porque estaba yo ocupado en las ocupaciones ocupadas de la vida, pero con la que sí me atrapé tarareando, cantando y poniéndole pasión a un tema que, luego de ya varios segundos y estribillos, resultó ser El Problema de Ricardo Arjona. No sabía ni que me la sabía. Tuve una mezcla de espanto, vergüenza, aceptación y resignación. Al final había que seguirla cantando con toda como si no hubiera mañana. En este año ya uno ni sabe. Una vez untado el dedo...