ewr2135

En el río del tiempo
las rocas aguardan
la tragedia del vacío
Una charla que se filtra
entre el mármol
y la cera
al calor de un universo
que se apaga
con cada trago
con cada bocado
y con cada saliva

nuk8o67

Un mundo en el mundo
Un pasado perdido
Un lamento olvidado
Un objeto pedido
Se lamentan los acuerdos
de un día sin futuro
Hubo una tragedia
sin rumbo
cocinándonse
a paso lento
pero seguro
en unos pocos secretos
y en unos pocos bolsillos

bgrj5re43

Cargan los vidrios
el peso del invierno
Vapores de la vida
congelados
en el tiempo
Aparecen los destinos
papilas y sentidos
Un corpúsculo
que aguarda
las paredes y los ojos

Coronados

La famosa Corona de Nuestra señora de la Asunción de Popayán. Elaborada entre 1669 y 1750, de dos kilos, 443 esmeraldas, una de las cuales, la más grande y muy pero muy famosa, de 16mm por 16 mm. Patrimonio de Popayán y de Colombia, pero vendida por un payanés por allá en 1936 a manos privadas para financiar proyectos de caridad, y que en ires y venires, terminó en el 2015 en El Museo Metropolitano de Nueva York. Por fin la pude ver. Probablemente nunca volverá a Popayán.



sgy467ggr

Bajo el cemento
se desgastan las sonrisas
Tras la niebla
se ahorcan las luces
de la mañana
Fuiste el filo y las aguas contaminadas
La canción que corta
las lenguas
de los prados
Bajo los labios
aquellos hierros
está el cuchillo
sumergido
en el veneno
de tu poesía

j7re3

Una prisión
de formas
Una geometría
de vida
En silencio
nos determina
Tras las cortinas
nos tasa

nfyjj79

Ayer que caíste
sobre el cemento
de las cadenas
Ayer que soñaste
caminar libre
y quizás sonreír
¿Qué queda para ti
sino las cicatrices,
las rocas rotas,
el atardecer?

dget758

Ojo de los cielos
que no ve
Monumento
del horizonte
que todos ven
Silencio universal
Distancia imposible
Estando sin estar
todo lo persigues
la sombra y las aguas
espejo de las almas
verdes

sge4342

Espera la espera
Aguardan los surcos
la luz de la mañana
Nadie ha visto
la ausencia de la Nada
Sus lágrimas intermedias
La espalda de sus miedos
Ni su tristeza

Cumpleaños 37

Suman y suman y hoy son 37
Nunca me hice ningún tatuaje
Ni tampoco me puse un arete
No tengo para rockear pelaje
Y sale parece el primer juanete
Si bebo, me pego del retrete
Si corro, necesito mil masajes
Un día tuve como mil casetes
y hoy día no tengo ni carruaje
Pero eso no importa
¡Yo quiero mi torta!
Que la vida se acaba
Que la vida se “traba”
¡Que la vida es corta!
Un pequeño gran banquete
Un buen mesurado voltaje
No para ser el personaje
que amanece en el tapete
pero sí un par de sorbetes
que aviven el cool espionaje
¡Por qué no!
Yo que ando de viaje en viaje
alistando a toda hora el equipaje
aquí y allá de cohete en cohete
siempre empinado en un taburete
No quiero, ay ingeniero, 
ponerle a las canas maquillaje
ni ir calculando porcentajes
¡Ni ir pagando ningún peaje!
La vida, pues sí, es bien salvaje
La vida, es cierto, es un visaje
Y justo cuando cumplo 37
con un envejecido birrete
sin ningún restante juguete
ya me quiero quitar el vendaje
quiero ver el Todo y su paisaje
¡Quiero partir y hacer el alunizaje!
Adiós al tiquete, adiós al torniquete
Adiós al lenguaje y su doblaje
Soy yo: pequeño y zoquete
Soy yo: ignorancia y bagaje
Ya que son los años 37
Pasado pesado
Atado y alado
Soy joven un día 
Soy adulto este día
pronto un feliz vejete
Ayer 36, hoy 37.