Las de acá, las de allá, o las de más allá, al final, todas son víctimas. Al final: todos lo somos. Una flor en día de sol por cada uno de ellos y por cada uno de nosotros.