ñsldkfsñ

Lo que se hace por quien se ama, lo que emana de quien nada hace. Un silencio en las mañanas que es ajeno y todo lo empaña. Un lenguaje que no entiendo y todo lo apaga. Hay esas sombras de humedad, esos gritos de gargantas desgatadas. Años que nada son, al precipicio de la edad. Hubo un cuándo su cuerpo miraba al piso y que hoy mira al cuello de quienes calla.
Ya quisiera yo dormir con esa tranquilidad y budismo con que duermen los perros.