¿Qué es mejor: creer y que al final no exista o no creer y que al final exista?