Don Músico

Siempre que me preguntan que si sé algo de música cuento que estudié piano (era una organeta pequeñita de las de regalo de Navidad para niños) y que también estudié instrumentos de viento (la flautica dulce de toda la vida que costaba lo que un portaretrato cualquiera).
Que me pongan a bailar...
y ahí si verán cómo me tropiezo con mi propio pie.

El tigre de la cobija

Hoy me dijeron que la temperatura en invierno en Washington DC podría llegar a bajar hasta 30. Quedé mudo y pensé inmediatamente que no tengo ropa para semejante frío y que la cobija tres tigres y la bufanda de puente de la Universidad Nacional realmente no me iban a servir como era mi plan. Miré mi cuenta bancaria, hice cálculos, busque dónde comprar y empecé a planear todo porque esa ropa es cara y acá todo es más caro y en invierno acá es re-todo re-contra caro, y estando en esas, casi corriendo y con algunos pelos de punta (los únicos que aún pueden estar de punta), caí en cuenta que era 30 y no menos 30 y que eran Fahrenheit y no Celsius. Es un frío de 1C, más o menos. Bueno, más menos que más. Quizás la cobija tres tigres y la revolucionaria bufanda azul en la calle sí me funcionen.
La verdad es que no sé pensar en Fahrenheit ni en pies ni en millas, a menos que sean los que voy a poner en mis zapatos y las que voy a acumular en un viaje en avión.

<>

Esta constante discriminación contra los que nos gusta la pizza con piña. :/

Alarmas de la vida

Hay domingos de domingos.
Se me olvidó apagar anoche la alarma y esta mañana sonó muy a las 6 am como un latigazo. En el de querer apagarla, afán cegatuno y a oscuras, me tropecé con el calentador portátil, que me llevó así a empujar la silla del escritorio, cosa que caímos al unísono los tres en tremendo escándalo cual Titanic. Ni Michael Jackson lo habría hecho mejor. Como estoy en Estados Unidos, la alarma contra robo empezó a sonar, salí corriendo a apagarla y quedé tranquilo por unos minutos cuando me llama mi compañera de piso, que está por fuera de la ciudad, avisándome que la policía venía en camino. Efectivamente, llegaron a confirmar que todo estuviera bien. Muy amables, hay que decirlo, pero por supuesto estaba yo nervioso y molesto con toda la situación. 
Pasó así la mitad de la mañana y decidí hacer mi desayuno. Huevos fritos con pan. Como puse poco aceite, se alcanzaron a quemar un poquito, un muy-poquito, pero fue lo suficiente como para que ahora se estallara la alarma contra incendios. Otra vez salí corriendo a apagarla y llamé a mis compañeros a reportar que sí, que otra vez yo, que no, que no había pasado nada, que perdón, que yo sé que es Domingo, y que si llegan a cobrar algo pues que siempre pueden disponer de uno de mis riñones, o que puedo hacer una colecta a punta de empanadas. Parecía que no pasaría nada y cuando ya estaba camino a la ducha, vuelven a timbrar y es nuevamente la policía, otros policías, también muy amables que, para cuando salí a abrir con la pijama puesta al revés  y con sólo una chancla en el pie, ya se estaban yendo y me gritaron, ¿todo bien? Sí, todo bien, se me quemaron los huevos fritos. ¿En serio? Sí, en serio. Se rieron conmigo (y seguro que un poquito de mí) y me regresé a enviar un mensaje a mis compañeros: sí, otra vez yo, finalmente sí vinieron. No, no pasó nada de nada. Sí, cualquier cosa aviso. Perdón. Perdón por ser tan menso.
Cansado de todo el drama de Domingo, por fin quise regresarme a la ducha y cuando ya estaba en esas, nuevamente empezó a sonar el timbre. ¿Los bomberos? ¿Nuevamente la policía? ¿Mi mamá con una correa?
Me arreglé como pude y salí otra vez vestido a medias y abrí la puerta. Señor, buenas tardes, ¿conoce ud de nuestros servicios? (Me quedo mudo acomodando nuevamente en su lugar mi corazón que lo tenía en la manos. Tengo ganas de gritar o de llorar o de ambas) No, no conozco sus servicios. Gracias por el folleto. Este Domingo aún no se ha acabado. Apenas son las tres. Hay espacio suficiente para que continúe Betty, la fea, versión yo. Ya les contaré.
Sigo sin bañarme.

Que ya nos juimos

Esta noche de silencio recuerdo a Rubén Darío que bien supo decir lo que hemos sabido siempre pero que no hemos podido decir igual. Este poema me lo memoricé cuando tenía como 11 años y cada tanto viene a mí completo a recordarme el peso de la incertidumbre (de saberla) y la carga inevitable de lo que quisimos que fuera y no fue y lo que quisimos que no fuera y fue:

"Dichoso el árbol que es apenas sensitivo,
y más la piedra dura porque esa ya no siente,
pues no hay dolor más grande que el dolor de ser vivo,
ni mayor pesadumbre que la vida consciente.

Ser, y no saber nada, y ser sin rumbo cierto,
y el temor de haber sido y un futuro terror…
Y el espanto seguro de estar mañana muerto,
y sufrir por la vida y por la sombra y por

lo que no conocemos y apenas sospechamos,
y la carne que tienta con sus frescos racimos,
y la tumba que aguarda con sus fúnebres ramos,
y no saber adónde vamos,
ni de dónde venimos!…"

Ontológica odontología

Se pusieron filosóficos los de El Espectador con la cita ontológica y la pregunta del ser. ¿Qué hay?


Arepas del mundo

Dentro de tantas discusiones innecesarias, una es sobre el origen de la arepa. Para mí, desde que sea deliciosa, bien puede ser japonesa o de Malawi o alienígena como las pirámides y Machu Pichu. Acá di con una arepa vegana de un maravilloso negocio venezolano con yuca, plátano maduro frito (oséase tajadas), aguacate y fríjoles. Y ají con cilantro, cebolla y que tales. Más dos cervezas andaluzas Cruzcampo porque pues ajá.

#Sevilla #España


*

Si le preocupa el Amazonas, deje de comprase ropa nueva para Diciembre. Deje dar regalos. No los espere.

De puertas

(Es/En)

Hoy me estaba acordando que cuando regresé en avión desde Argentina, a mitad del vuelo quise ir al baño y al abrir la puerta que aparecía como disponible, me encontré con que la señora adentro había olvidado bloquearla. Con todo el espanto y la incomodidad de ambas partes por semejante situación que tomó tres eternidades el cerrar la puerta, me di cuenta que era la señora que estaba sentada detrás de mi silla. Durante las restantes horas, nos escondimos el uno de la otra. Lo que era imposible: lo único para esconder ya había sido muy visible y, por el otro lado, el sonido de su existencia a mi espalda, que destilaba vergüenza por allá y de culpa por acá, era ya imposible de esconder.

Today I was remembering that when I returned by plane from Argentina, in the middle of the flight I wanted to go to the bathroom and when I opened the door that appeared available, I found that the lady inside had forgotten to block it. With all the fright and discomfort of both parties by such a situation that took three eternities to close the door, I realized that she was the lady who was sitting behind my chair. For the remaining three hours, we hid from each other. Which was impossible: the only thing to hide had already been very visible and, on the other hand, the sound of its existence behind me, which distilled shame over there and guilt over here, was already impossible to hide.

Ale dale

Ayer terminé de ver la docuserie de la BBC Magic Numbers: Mysterious World of Maths (Números mágicos: el misterioso mundo de las matemáticas) que es de 3 capítulos. Explora si las matemáticas son inventadas por la mente humana, es decir, son un lenguaje no-perfecto desarrollado por el ser humano, o si por el contrario, se descubren en la realidad de la experiencia tangible como cual arqueólogo. ¿Y por qué se pregunta eso? Porque las matemáticas nos han permitido contar y distinguir desde, si tenemos 6 porciones de pizza o 3 de arroz con fríjoles, hasta permitir enviar un aparato con un mancito adentro, mediante una fórmula de hace más dos siglos. El caso es que el documental, además de hablar de un tópico que me encanta, tiene algo que me resulta también interesante y genial. La conductora, la matemática Hannah Fry, va contando el chisme entrevistando la gente dura del tema que viene de universidades de esas de-las-famosas. Las personas que entrevista son una mezcla de géneros, orígenes, acentos en inglés, razas y edades, con una especie de equilibrio entre estas cinco características, que es evidente cuan inclusivo quiere el documental ser. Esto es crucial para que todas las personas, en especial los niñxs, puedan verse indentificadxs, y eventualmente considerar con seriedad que si X lo hizo, yo por qué no. Pero al final, y no, este no es el final, hay otro detalle de la docuserie que me gustó muchísimo. En el capítulo 3 min 44:22, la presentadora entrevista a la Professor del Departamento de Física y Astronomía del University College London (número 8 del mundo según el QS), Alexandra Olaya-Castro, una bogotana de 42 años que estudió en la Universidad Distrital y en la Universidad de los Andes, y que se ganó en el 2016 el Premio Maxwell que reconoce contribuciones sobresalientes a la física teórica a principios de la carrera científica. Yo ya había escuchado de ella en una charla TED sobre equidad de género. Muy buena, ademas. ¿Y sobre qué habla en la docuserie de matemáticas? Acerca de sus estudios sobre los efectos cuánticos (la física de las partículas fundamentales: electrones, etc) en procesos biomoleculares, en particular, en la conversión de luz en energía química; así como lo hacen las plantas mediante la clorofila, y de la que depende toda la vida en el planeta. ¿Por qué cuánticos? Porque esa conversión de luz en energía química representa para la planta finalmente la recepción y conversión de unas partículas fundamentales denominadas fotones que son parte indispensable de la luz. ¿Y por qué en esta docuserie de matemáticas si la entrevistada habla es de física? Pues porque toda la teoría cuántica está sostenida por completo en una serie de fórmulas matemáticas específicas y cuyas implicaciones en la realidad desafían la más absurda de las imaginaciones pero que, y porque así es la vida, tienen una altísima capacidad predictiva que ninguna otra teoría científica tiene ni de lejos. ¿Qué tal el trabajo de la profe Alexandra? Es una idea poderosamente sencilla, uno diría, obvia en sí misma, pero que, de hecho, es un campo reciente de la investigación y que requiere un enorme nivel de comprensión de la física cuántica y, claro, un manejo maravilloso de las matemáticas y de la biología. Y mucha imaginación: ver más allá (de lo intangible, diría Leono). ¡Y qué tal de las implicaciones filosóficas! Una campeona la profe Alexandra.

Charla TED: https://www.youtube.com/watch?v=t2GxMJDsl6Q
Docuserie cap3: https://youtu.be/TKKUZoqSTxw?t=2658

Yesterday I finished watching the docuseries BBC Magic Numbers: Mysterious World of Maths, that has 3 episodes. It explores whether mathematics is invented by the human mind, that is, it is a non-perfect language developed by the human being, or, on the contrary, whether it is discovered in the reality of tangible experiences just like it is for an archaeologist. And why does it ask that? Because mathematics has allowed us from counting and distinguishing 6 servings of pizza from 3 of rice with beans, to letting us send a device with a man inside, using a formula from more than two centuries ago. The thing is that the documentary, in addition to talking about a topic that I love, it also has something nteresting and great. The director, the mathematician Hannah Fry, is telling us the topic by  interviewing the hardcore people of the topic who come from prestigious universities. The interviewed people are a mixture of genres, origins, accents in English, races and ages, with a kind of balance amog these five characteristics, that is evident how inclusive the documentary wants to be. This is crucial for all people, especially children, they can identify themselves, and eventually and seriously consider that if X did it, why not me. But in the end, and no, this is not the end, there is another detail of the docuseries that I liked very much. In episode 3 min 44:22, the presenter interviews a professor of the Department of Physics and Astronomy of the University College London (number 8 of the world according to the QS ranking), Alexandra Olaya-Castro, a 42-year-old woman from Bogota who studied at the District University and at the Universidad de los Andes, and who won in 2016 the Maxwell Prize that recognizes outstanding early carreer contributions to theoretical physics. I had already heard of her in a TED talk about gender equity. Very good, too. And what does she talk about in the math docuseries? About her studies on quantum effects (electrons, etc.) in biomolecular processes, in particular, in the conversion of light into chemical energy; just as plants do through chlorophyll, and on which all life on the planet depends. Why quantum? Because that conversion of light into chemical energy represents for the plant the reception and conversion of fundamental particles called photons, that are an indispensable part of the light. And why in this  docuserie about math if the interview talks about physics? Because the whole quantum theory is fully founded in a series of specific mathematical formulas and whose implications in reality defy the most absurd of imaginations but, such is life, they have a very high predictive capacity than any other scientific theory has, not evean near near. What do you think about the work of Professor Alexandra? It is a powerfully simple idea, one would say, obvious in itself, but that, in fact, is a recent field of research and that requires an enormous level of understanding of quantum physics and a wonderful handling of mathematics and biology. And a lot of imagination: seeing beyond what's there. And how about the philosophical implications! Quite a champion Professor Alexandra is.

TED Talk: https://www.youtube.com/watch?v=t2GxMJDsl6Q
Docuseries ep3: https://youtu.be/TKKUZoqSTxw?t=2658

Golpe con golpe

Hoy a mitad de clase, frente a todos los estudiantes, por querer sacar la cabeza a estornudar me golpeé de frente, con fuerza y escándalo, con la puerta de vidrio del salón que, de tan limpia, era invisible. Sostener la dignidad y continuar, con chichón y aullido, me ha hecho un repentino súper héroe dominguero. Menso y torpe pero resistente.

Today in the middle of class, in front of all the students, for wanting to get my head out to sneeze, I hit myself, with force and scandal, against the glass door of the classroom that seemed invisible from too much cleaning. Keeping my dignity and continuing, with a bump and after howling, has made me a sudden Sunday super hero. Dumb and clumsy but tough.

Luz que no existes

Invisibles. Eran invisibles: el señor que carga al niño, dentro de un bus repleto de personas. En la realidad como en la foto anterior. A nadie le importó el riesgo al que se exponía al niño. ¿Qué pasó? Momentos antes se había subido por la puerta de atrás una mujer joven con un niño en brazos. A ella sí le cedieron el puesto. Él llevaba ahí al menos media hora. ¿Por qué? ¿Cuál es la diferencia fundamental entre un niño y el otro? Ninguna. La diferencia está en quienes los cargan. Quizás él no sea un buen padre, quizás no sea un buen hombre, incluso, podríamos hasta pensar como posibilidad que si él hubiese estado en la situación de las demás personas, tal vez no le habría cedido el puesto ni a ella ni a un él. Quizás. ¿Pero tiene esto que ver más con el hombre adulto que con el niño? Al final entonces, el bienestar de los niñxs no importa tanto. Se invisibiliza su bienestar aquí bajo el peso de la asignación forzada y condicionada de roles de género. Y nosotrxs, todxs, las perseveramos, las cargamos, las defendemos. Y a ellos dos, los invisibilizamos, les diluimos su existencia, los desaparecemos.


Lejintrolismo frijontejero

Me quedaban algunos fríjoles y ya pocas lentejas. Con esto de mejor acabar el mercado, decidí preparar ambas al mismo tiempo. He decido llamarle Lentríjoles. Mi amigo Marco sugirió Frijontejas. Tiene razón, es un mejor nombre.


Lola Lelo

Hace poco tuve la oportunidad de leer este interesante artículo "¿Es sexista la lengua española?" de Álvaro García Meseguer quien hace parte del Consejo Superior de Investigaciones Científicas Madrid (España). Acá puede leerse: https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=6562890 

En el apartado 8. Relaciones entre género gramatical y sexo hace la siguiente anotación:

“Consideremos ahora las siguientes frases:
«Los bebés se movían inquietos en sus cunas»
«Las huelgas de médicos causan mucho daño a los ciudadanos»
«Es un lince para los negocios y un atún para los estudios»
«A ese pobre cura le ha tocado una parroquia llena de pendones»

Cualquier hablante de español entiende que las dos primeras frases amparan a ambos sexos, que la tercera puede referirse a un varón o a una mujer indistintamente y que la cuarta alude a un varón primero y a unas mujeres después. Y sin embargo, todas las palabras de esas frases tienen el mismo género, son masculinas. Queda claro, por tanto, que la afirmación «el género masculino oculta a la mujer» es un simplismo. Donde reside la cuestión no es en la lengua en sí, sino en el contexto del oyente”.

Ahora bien, por supuesto que cualquier hablante lo entiende. Que lo entienda no quiere decir que no le parezca excluyente. Pensar que dado que,“donde reside la cuestión no es en la lengua en sí, sino en el contexto del oyente”, es todavía más simplista que “«el género masculino oculta a la mujer»”, lo cual no veo por qué sea, de hecho, simplista. Esto porque finalmente el lenguaje -como toda herramienta social- es necesariamente contextual. ¿Qué otra cosa podría ser si existe para permitir la comunicación entre personas?

Por ejemplo, cuando Karen Uhlenbeck y Maryam Mirzakhani ganaron el Premio Abel y la medalla Fields, respectivamente, estarían estas posibilidades:

- ¿Karen y Maryam están entre las mejores matemáticas?

Pareciera querer decir que dentro del grupo de las mujeres matemáticas.

- ¿Karen y Maryam están entre los mejores matemáticos? 

¿Los cuando son las? ¿O quiere decir esto en relación a los hombres? Se dirá que es evidente que son nombres de mujeres. Pero si los nombres son Chisomo y Yan, que son dos amigas mías de Malawi y China, respectivamente, ¿es tan evidente que son mujeres?

- ¿Karen y Maryam están entre las mejores matemáticos? 

¿Las con el sufijo -cos? Es una posibilidad pero para un buen número de personas esto sigue estando en relación con los hombres, en este caso, con los hombres matemáticos. Yo pertenezco al tipo de personas que piensa eso. A ese tipo de personas.

Por cosas como estas es que hay un sector buscando géneros neutros o como en el Holandés, en donde tienen dos artículos, como en Español, que solían estar asociados a femenino y masculino, pero que dejaron de serlo y la vida continuó. 

¿Cuánto mejoró la vida de las mujeres y la de los hombres luego de ese cambio? No lo sé. Algunas personas dirán que muy poco, otras dirán que un montón. Pero en los asuntos de las hipótesis y el conocimiento empírico, sólo hay un modo de saberlo. Salir y hacer, salir y medirlo, salir y confirmarlo, aceptarlo o rechazarlo. 

Empeorismo

Actitud de quien ve las cosas siempre peor de lo que son. Incluso cuando no son. Y si no son, y saben que no son, pues dirán "¡sí son! ¡Incluso si no son!" Porque los datos mienten, porque la experiencia existencial de los demás miente, porque las curvas mienten, porque hasta la felicidad miente y la dicha miente y todo es una patraña y teatro y también la afirmación de "¡sí son! ¡Incluso si no son!" -mentirosa. ¡Maldita mentirosa!- porque al final si son o no son, no importa, nada mejora, todo empeora, oscuro es el panorama, negro el horizonte y el mundo se acaba y el desorden todo gobierna y nos hundimos sobre nosotros mismos así hayan jardines y banquetes y eternas juventudes, amores de la dicha, dichas de la soledad. Empeoristas los empeoristas, los buenistas, todos los sufijos, la carga de su garfio, sus vestidos de diciembre y sus espejos rotos, la pantomima de su verdad.

"Stop giving"

(Es/En)
No puedo dejar de comentar la columna de Claudia Palacios con su frase "paren de parir" y que el "gobierno debe hacer de control de natalidad en venezolanos una prioridad de su estrategia migratoria".
Una idea de esta naturaleza está sustentada en que la pobreza es culpa del pobre, la desgracia es culpa del desgraciado, la enfermedad del enfermo (¿por qué no dejaste de fumar? ¿por qué no hiciste ejercicio toda tu vida? ¿por qué siempre comiste tanta azúcar? ¿por qué tomaste siempre tanto alcohol? Por eso tienes cáncer, por eso tienes diabetes y obesidad y te falla el corazón. Es tu culpa).
Una propuesta semejante ignora, o no reconoce, que las decisiones son parcialmente individuales y que es el entorno el que determina en una gran medida las acciones que realizamos. Y que existen imposiciones sistémicas distribuidas en pequeñas porciones desde el día mismo que nacemos. Por eso hay tantos médicos que almuerzan con hamburguesa, tantos profesionales que van en carro al gimnasio y usan ascensor para el segundo piso y por eso, para algún sector, parece absurdo que hombres usen faldas, como cuando lo era que mujeres usaran pantalones. Porque estamos condicionados por el medio que nos crió, por el contexto en el que estuvimos. No somos completamente autónomos. Culpar al pobre de su pobreza es una consecuencia del capitalismo salvaje que premia al que elije como exitoso, como si se hubiese hecho a sí mismo, olvidando desde dónde empezó, y que oprime al que considera fracasado, ignorando de todo lo que ha carecido. Cuando la evidencia es clara que la línea base, que el punto de partida, es la característica determinante del futuro. Probablemente de la que ha sido beneficiaria Claudia Palacios con sus estudios, su bilingüismo, su medicina prepagada.
La columnista además cita al Banco Mundial diciendo que esta institución recomienda el acceso a métodos anticonceptivos. Por supuesto que es una recomendación razonable. Lo absurdo es asociar esto con “paren de parir”. Una cosa es el acceso a servicios reproductivos y otra muy distinta la coerción para el Control Natal.
Uno, porque interfiere con el derecho de toda persona de tener los hijxs que desee. A la libertad reproductiva de las personas así sean pobres. ¿Acaso los pobres no deben tener hijxs?
Dos, porque ya se ha hecho antes para reducir el ritmo de nacimientos en grupos poblaciones que se han estimado como inconvenientes: indígenas, pobres, castas indeseables, judíxs, migrantes. Es un abuso del que asume que tiene el derecho de elegir qué tipo de población tiene el derecho y debe reproducirse.
Tres, porque hay un sesgo de género. Los programas de control de nacimientos están dirigidos a las mujeres y son ellas las que deben llevar la peor carga. Llevan a entender la fertilidad de la mujer como un peligro. Sin mencionar, que estos programas aumentan notablemente la probabilidad de abortos ilegales, en consecuencia, de muertes maternas.
Por otro, la presión financiera del sistema no se debe únicamente al aumento de la demanda de servicios reproductivos y en general no es la presión desde la demanda la que eleva notablemente el gasto en salud. De hecho, es la presión desde la oferta la que lo eleva: la innovación en medicamentos, vacunas y dispositivos médicos -y demás tecnologías en salud-. Hay que anotar, además, que la mayor cantidad de los servicios los usan personas mayores de 60 años. Vamos a ver si Claudia considera también conveniente retirarle servicios a estas personas incluyendo a su mamá y papá. ¿También las pensiones?
Son aquellxs que poseen los medios, la riqueza, la educación, quienes retienen los recursos que podrían distribuirse y emplearse en mejores condiciones para los pobres. Si ya estuviste en la universidad y tienes un posgrado, si ya tienes tu carro, vives en casa propia, si has viajado fuera del país, si tienes prima y cesantías y compras ropa más de una vez al año, y pagas plan de celular y vas a restaurantes: ya eres rico. ¿Destinarás algo de tus recursos?
¿Nos hemos olvidado que también ha habido, o que hay o que habrán migrantes colombianos pobres en Venezuela, en Estados Unidos, en España y en Argentina, entre otros tantos? ¿Estaría Claudia Palacios a favor de solicitar control de esos gobiernos a las tasas de natalidad de los colombianos en estos países? Su problema no son los migrantes por ser migrantes, sino los migrantes que son pobres. En ese caso, seguro propondría lo mismo en el Chocó, en la Guajira y al 40% de la población colombiana en situación de pobreza. Y ya, entrado en gastos, al 50% de la población mundial que son los que reciben menos de 5.5 dólares persona.día. Porque la pobreza, según ella, es culpa del pobre. Y ella, claro, no es culpable sino víctima.
----
I cannot help but commenting about the column by Claudia Palacios with her phrase "stop giving birth" and that the "government should make birth control in Venezuela a priority of the migration strategy."
An idea of ​​this nature is based on the fact that poverty is the fault of the poor, misfortune is the fault of the unfortunate, sickness of the sick (why did not you stop smoking, why did not you exercise all your life? Why always you had to eat so much sugar, why did you always drink so much alcohol? That's why you have cancer, that's why you have diabetes and obesity and your heart fails)
A similar proposal ignores, or does not recognize, that decisions are partially individual and that it is the environment that determines to a large extent the actions we carry out. And that there are systemic impositions distributed in small portions from the day we are born. That's why there are so many doctors who eat hamburgers, so many professionals who drive to the gym and use an elevator for the second floor, and for that reason, for some sector, it seems absurd that men wear skirts, as it was when women wore trousers. Because we are conditioned by the environment that raised us, by the context in which we were. We are not completely autonomous. Blaming the poor for their poverty is a consequence of savage capitalism that rewards the one he/she chooses as successful, as if he/she had done it him/herself, forgetting where he/she started from, and oppresses the one he/she considers a failure, ignoring everything he/she has lacked. When the evidence is clear that the baseline, which is the starting point, is the determining characteristic of the future. Probably the one that has benefited Claudia Palacios with her studies, her bilingualism, her prepaid medicine.
The columnist also quotes the World Bank saying that this institution recommends access to contraceptive methods. Of course it is a reasonable recommendation. The absurd thing is to associate this with "stop giving birth". One thing is access to reproductive services and another very different coercion for birth control.
One, because it interferes with the right of every person to have the children they want. To the reproductive freedom of people, even if they are poor. Should not the poor have children?
Two, because it has already been done before to reduce the rate of births in population groups that have been estimated as inconvinient: indigenous, poor, undesirable castes, Jews, migrants. It is an abuse of the one who assumes that has the right to choose what kind of population has the right and should reproduce .
Three, because there is a gender bias. Birth control programs are aimed at women and they are the ones who must carry the worst burden. They lead to understand the fertility of women as a danger. Not to mention, that these programs significantly increase the probability of illegal abortions, consequently, of maternal deaths.
On the other hand, the financial pressure of the system is not only due to the increase in the demand for reproductive services and in general it is not the pressure from demand that significantly increases health spending. In fact, it is the pressure from supply that raises it: innovation in medicines, vaccines and medical devices - and other health technologies. It should also be noted that the greatest number of services are used by people over 60 years. Let's see if Claudia also considers convenient to withdraw services to these people including her mom and dad. Also pensions?
Those who have the means, the wealth and the education, who retain the resources that could be distributed and used in better conditions for the poor. If you were already in college and have a graduate degree, if you already have your car, live in your own home, if you have traveled abroad, if you have an extra sarly per year and buy clothes more than once a year, and pay for a cell phone plan and go to restaurants: you're already rich. Will you re-allocate some of your resources?
Have we forgotten that there have also been, or that there are or will be poor colombian migrants in Venezuela, in the United States, in Spain and in Argentina, among many others? Would Claudia Palacios be in favor of requesting virth rates control from these governments to Colombians in these countries? Migrants are not a problem to her because they are migrants, but only migrants who are poor. In that case, she would surely propose the same in Chocó, in La Guajira and 40% of the Colombian population living in poverty. And already, for that matter, to 50% of the world population that are those who receive less than 5.5 dollars a person per day. Because poverty, according to her, is the fault of the poor. And she, of course, is not guilty but a victim.

Animales para nuestras carnes

Desde Marzo de este año he iniciado una Maestría en Bioética -ética aplicada a la salud y en general a los seres vivos- en donde hemos analizado diversos temas de interés -y de controversia- en salud desde la perspectiva socio/antropológica, cientificista y filosófica. Algunos de esos temas han estado alrededor de la distribución de recursos en salud, nuevas formas de procrear, aborto, genética, eutanasia e investigación con poblaciones vulnerables, entre otros, y esta semana, en uno de los módulos de la materia Problemas particulares de la bioética, se analiza el uso que los seres humanxs hacen de los animales. Dentro de las múltiples lecturas, me gustó esta del filósofo Peter Singer profesor de la Universidad de Princeton, egresado de la Univ. de Melbourne y de la Univ. de Oxford, en donde él hace el siguiente comentario:

Ahí les dejo.

“A pesar de las diferencias obvias entre los animales humanos y los no humanos, compartimos con ellos la capacidad de sufrir, y ...esto significa que ellos, como nosotros, tenemos intereses. Si ignoramos o no tenemos en cuenta sus intereses basándonos simplemente en que no son miembros de nuestra especie, la lógica de nuestra posición se hace similar a la de los más obvios racistas o sexistas, que piensan que aquellos que pertenecen a su raza o sexo tienen un estatuto moral superior simplemente en virtud de su raza o sexo, y sin respeto por otras características o cualidades. A pesar de que la mayor parte de los humanos pueda ser superior en cuanto al razonamiento y otras capacidades intelectuales respecto de los animales no humanos, esto no es suficiente para justificar la línea que hemos trazado entre humanos y animales. Algunos humanos –los niños y quienes tienen severas disfunciones intelectuales– tienen capacidades intelectuales inferiores a las de algunos animales, pero nos sentiríamos escandalizados, y con razón, si alguien propusiera que infligiéramos muertes penosas y lentas a esos humanos intelectualmente inferiores con la finalidad de probar la seguridad de los productos que se compran para el hogar. Tampoco toleraríamos, por supuesto, que se los confinara en jaulas pequeñas y que luego se los carneara para comerlos. El hecho de que estemos preparados para hacer este tipo de cosas a los animales no humanos es entonces signo de “especismo”, un prejuicio que sobrevive porque es conveniente para el grupo dominante, en este caso ya no blancos o personas de sexo masculino, sino todos los seres humanos”... “¿Sólo los seres humanos, y todos ellos, deben ser protegidos por derechos, cuando existen animales no humanos que son superiores en sus capacidades intelectuales y tienen vidas emocionales más ricas que algunos seres humanos?”

Singer, Peter, Liberación animal, Madrid, Trotta, 1999, cap. 1 [pp. 37-59]. Disponible en: http://www.sociales.uba.ar/…/uploads/17.-Liberaci%C3%B3n-an…

¡

Señoras elegantes que toman cerveza = ❤️
Directo de la botella = ❤️❤️

Vegano vecino

Ayer en la universidad escuchaba a unxs estudiantes de un posgrado en ciencias humanas preguntarse cómo puede acaso un vegano alimentarse. Una chica - colombiana ella- contaba que una vez en su casa hospedaron a una francesa vegana y que se habían preguntado con su familia: "¿qué le damos de comer? ¿Agua? Jajaja" 

Yo, todo metiche chismoso, gritaba pensando (o pensaba gritando): ¡arroz, papa, plátano, yuca, fríjoles, lentejas, garbanzos, quínoa, aguacate, un trillón de verduras, otro trillón de frutas, maní, otros frutos secos, champiñones, otras setas, y todas las combinaciones y formas de preparar lo inmediatamente anterior! ¿Qué sólo comen pechuga asada acompañada de costillas y chicharrón todo el día, todos los días? ¿Todos esos colores en las plazas de mercado acaso son animales muertos en la marcha del orgullo? ¿Qué se imaginan que cultivan en el campo: chuletas apanadas que sacan de la tierra o que arrancan de los árboles? 

Me tomé mi café mordiendo el vaso y me fui.

%

Yo en el bar: ve, parce, regalame otra jarra de pola. Está severa.
El mesero: ¿cómo?
#colombianismos

pldc,oepc,

Cállate, que te calles. Que ahogues los nudos de tus palabras. Que apagues el peso de tus labios. Que quemes cada gota de saliva. ¡Extingue lo tangible del mármol!.Cuece los tallos de eso que fuiste, porque no fuiste. O sólo eso que no quisiste. Rasguña las carnes, destruye las cenizas, apágate. Que te apagues. Cállate, y no te calles. Cede la cera del tiempo vacío, de las rocas vacías de alma, como tú. ¿Quién he sido yo sino el artífice de eso que no fuiste? Que es todo lo que eres. No eres. Eres no-ser. Y yo, entre tus mareas de no existencia, sosteniendo el peso de las montañas, cargando a quien carga, que soy yo, una nada. O la Nada.

ksjdhf865

Gritó. O eso creyó hacer. ¿Qué es gritar para una planta? Se miraba a sí misma, sin ojos, ni sistema nervioso, y se sabía angustiada, adolorida de espíritu y tripas, podrida. Su espíritu de clorofila sólo podía derramar lágrimas y golpearse contra la pared del tallo. ¿Quién necesita acaso manos para darse contra el mundo? Para cortarse las venas. Seguro que las venas -unas, pues- habrán querido de cuando en vez cortarse las venas. Rasgarse las vestiduras. Poner Julio Jaramillo. Se agitaba como en el pico del pogo, como cuando nada el que mal nada, se ahogaba en las arenas, se asfixiaba en la prisión húmeda de las aguas. Invisibles, transparentes, reales. Fotos que son lo representado y no, y lo representado y el representante. Y no. Miraba al cielo pidiendo auxilio. ¿Por qué la desesperanza exige mirar al gran arriba o al muy adentro? Sus ojos de retina y metáfora, cada una de sus miradas y reflexiones, las células nerviosas que no eran y se miraban a sí mismas, reconociéndose otra cosa, sabiéndose disfraz de pero por dentro neuronas. Impávidas, inmóviles, eléctricas. Se percibían como la leyenda de la mata pensadora, de la mata con oídos afinados a "buenos días, ¿cómo amanecieron?", el mito jamás escrito sino en todas partes de las plantas clorofilescas que se sientan a escuchar con un vaso por entre la puerta. Porque así alimentan su chisme y su crecimiento vertical hacia el cielo tras la esperanza y la desdicha. Sus pensamientos, que nunca fueron mientras se pensaban, serían los últimos jamás para el sistema no nervioso. No asustadizo. No angustiado. Con la luz invisible de la infinita oscuridad. 

=

Si todos los días son el día de la mujer, entonces ningún día es el día de la mujer.
¡Feliz día de la mujer!
Somxs su lucha, su fuerza y su sabiduría.

Cumpleaños 36

Miro atrás y son 36 los que hoy cuento,
¿qué he sido que acaso no he debido?
¿voy al precipicio ciego y a paso lento?
¿soy de lo que ya fue, un frío olvido?

No lo sé. No lo sabré. Soy vacío infinito.
Al que le urgen la sangre de estos versos
y quien en dirección hacia lo marchito
tasa del tiempo el registro de sus pesos.

Miro hacia al frente y soy estos 36 años,
sonrío al río tibio en el que me he bañado,
y me reconozco fluido: ¡descubro el engaño!
que no soy el juez, tampoco el magistrado.

Ni soy el reo infeliz ni el triste condenado.
Sí me he tropezado en muchos peldaños,
sí he sido mil veces el perezoso y el taimado,
sí he sido tacaño, huraño y ¡he hecho daño!

Pero también amo, y ahí no hay ningún delito,
y creo que en par cosas llegaré a ser un teso,
así en las otras pueda hacer sólo unos pinitos,
¡saldré vivo y completo, sonriente e ileso!

Prenderé las alarmas y estaré firme y atento,
y lo que no fue, de eso ya mismo me despido,
que no seré corpulento pero sí estoy contento,
del amor de quien me ama, del calor de su nido.

Soy ahora mismo este 36 y también no lo soy,
en un instante lo seré, un momento de hoy,
luego avanzaré a lo que viene: ¡ya voy!
Pues nado en el tiempo y lo que sí sé, lo doy.

¿Qué es este 36 que se amontona?
¿Más guayabos, menos neuronas?
Quizás. Mejor dicho; de hecho, sí.
También el descanso, otro frenesí.

Bambo

Es/En

Después de haber leído "Sapiens: Breve historia de la humanidad" del historiador y filósofo Yuval Noah Harari, que me pareció buenísimo y por lo cual finalmente entendí por qué ha sido uno de los libros más vendidos de estos últimso años, ayer empecé su segundo libro "Homo Deus: Breve historia del mañana". En el primer capítulo hace la siguiente anotación a la violencia y el terrorismo:

"En 2012 murieron en todo el mundo unos 56 millones de personas, 620.000 a consecuencia de la violencia humana (la guerra acabó con la vida de 120.000 personas, y el crimen, con la de otras 500.000). En cambio, 800.000 se suicidaron y 1,5 millones murieron de diabetes. El azúcar es ahora más peligroso que la pólvora". "Por lo general, los terroristas no tienen la fuerza necesaria para derrotar a un ejército, ocupar un país o destruir ciudades enteras. Mientras que en 2010 la obesidad y las enfermedades asociadas a ella mataron a cerca de tres millones de personas, los terroristas mataron a un total de 7.697 personas en todo el planeta, la mayoría de ellos en países en vías de desarrollo. Para el norteamericano o el europeo medio, la Coca-Cola supone una amenaza mucho más letal que al-Qaeda. ¿Cómo es posible, pues, que los terroristas consigan copar los titulares y cambiar la situación política en todo el mundo? Porque provocan que sus enemigos reaccionen de manera desproporcionada. En esencia, el terrorismo es un espectáculo. Los terroristas organizan un espectáculo de violencia pavoroso, que capta nuestra imaginación y hace que nos sintamos como si retrocediéramos hasta el caos medieval. En consecuencia, los estados suelen sentirse obligados a reaccionar frente al teatro del terrorismo con un espectáculo de seguridad y orquestan exhibiciones de fuerza formidables, como la persecución de poblaciones enteras o la invasión de países extranjeros. En la mayoría de los casos, esta reacción desmesurada ante el terrorismo genera una amenaza mucho mayor para nuestra seguridad que los propios terroristas".
----------------
After having read "Sapiens: A Brief History of Humanity" by the historian and philosopher Yuval Noah Harari, which I thought was great and for which I finally understood why it has been one of the best selling books of these last years, yesterday I began its second book "Homo Deus: Brief history of tomorrow". In the first chapter he makes the following annotation to violence and terrorism:

"In 2012 about 56 million people died throughout the world; 620,000 of them died due to human violence (war killed 120,000 people, and crime killed another 500,000). In contrast, 800,000 committed suicide, and 1.5 million died of diabetes. Sugar is now more dangerous than gunpowder". "Terrorists usually don’t have the strength to defeat an army, occupy a country or destroy entire cities. Whereas in 2010 obesity and related illnesses killed about 3 million people, terrorists killed a total of 7,697 people across the globe, most of them in developing countries. For the average American or European, Coca-Cola poses a far deadlier threat than al-Qaeda.How, then, do terrorists manage to dominate the headlines and change the political situation throughout the world? By provoking their enemies to overreact. In essence, terrorism is a show. Terrorists stage a terrifying spectacle of violence that captures our imagination and makes us feel as if we are sliding back into medieval chaos. Consequently states often feel obliged to react to the theatre of terrorism with a show of security, orchestrating immense displays of force, such as the persecution of entire populations or the invasion of foreign countries. In most cases, this overreaction to terrorism poses a far greater threat to our security than the terrorists themselves".