Ya quisiera yo dormir con esa tranquilidad y budismo con que duermen los perros.