Hoy en día muchos hombres jóvenes se tratan, el uno al otro, mediante la palabra 'papi', lo cual hace unos pocos años era impensable. Y está muy bien que ahora sea pensable. No tiene -de fondo- importancia ninguna. En especial considerando que por allá en los 60s, en algunas regiones en Colombia, se le decía 'palomo' al hombre mujeriego. Calcule no más salir ahora a decir algo semejante. Ahora bien, así como van las cosas y los casos (y los cesos con S), en otros mismos pocos años, ¿qué será lo que será para el actual 'papi' y el viejo 'palomo'?
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...