=

Después de tantas veces llevar la bolsa reutilizable del Éxito, finalmente en esta ocasión me dijeron que tenía un descuento, le entendí a la cajera, del 10. Me emocioné, hice cálculos y ya hasta tenía pensado cómo gastármelos. Le tomó 5 minutos ir y volver para hacer efectivo el descuento: no era del 10...por ciento, era de 10...pesos. #asíeslavida

&

De la publicidad huir, huir como de la peste, como de los zombies, como de las deudas.

-

El problema de la primera mitad es que es siempre más larga que la segunda
Ayer en París el hermano de una gran amiga estuvo justo al lado de una de las explosiones, otras dos amigas estuvieron atrapadas por 10 horas en el sitio en donde estaban cuando todo empezó, otro amigo estuvo incomunicado con su familia por espacio de 15 horas pues se encontraba en la calle, mi primo, ciudadano colombo francés, y su hijo, quienes viven en París, quedaron sin saber el uno del otro durante todo el día, mi otro primo -el hermano- hace poco dejó París luego de más de 10 años allá radicado, en donde imagino su preocupación por su familia, sus amigos y conocidos. Pensar que el dolor ajeno no es de nuestro interés por las distancias, por las riquezas, por las diferencias, porque a ellos quizás nosotros no les importamos o porque primero (y lo único) es lo propio, es como quien no denuncia el maltrato a una mujer porque es la del vecino, o quien no denuncia que golpean a un niño porque no es cercano. La indiferencia, la insensibilidad y el odio tienen todos el mismo rostro. Tanto dolor en Colombia sólo nos ha dejado la queja sin acción y el dar la espalda a lo que parece que no nos toca.

8754


Hemos perdido.
El odio es todo,
el miedo es todo,
balas que son todo.
Asco, inmundicia.
Corazones de piedra fría,
de lágrimas y lodo.
La sangre corre,
los gritos perdidos,
los cuerpos que tendidos
yacen en el cemento.
Este nuestro día...
temerosos y acorralados.
Gritos y lamentos
en un futuro de tierra
húmeda en la garganta.
¡Porvenir sin momento!
¿Qué gloria es acaso la muerte?
¿Qué orgullo es acaso el dolor?
Armas que apuntan
desde cegueras infinitas
sobre letras que no son.
Armas que apuntan
las antes vidas, ¡las antes vidas!
las ya sombras
que son ya silencios
que son ya olvidos.