ow87

Caemos en la triste dignidad del barroco: 
en la nostalgia, en el dolor 
y hasta en el discurso. 
Andarse así de muy, muy 
y, finalmente, 
no ser ni tan, tan.
Publicar un comentario