Me saco de mí mismo.


Todo lo que necesito afuera, lo tengo adentro. De todo lo que carezco adentro, sé que está ahí afuera.

Nada es mío.

Quizás sólo la percepción de su existencia

Y eso ni siquiera es suyo.
Publicar un comentario