El río que no rió.

Le llamaban a ese grito Martirio.
En sus manos frías cargaba un cirio.
Era un susurro acabado del Primer Lirio.
Publicar un comentario