Punible.


De las sombras queda la huella de lo que pasó sin tocar mojando el velo de la existencia en una existencia sin materia de partículas y ceniza y polvo de la madera del tiempo en donde anochece el ojo que todo lo ve y el párpado que todo lo ignora. Punto. No habrá una mente detrás de la incertidumbre de lo infinitesimal sino el suspiro de algo como vivo que ya estuvo y no volverá pues la máquina impredecible funciona en el desorden que llegará a ser máximo equilibrado con los axiomas universales como en un circo de sueños.

También en Tumblr: Mista Vilteka
Publicar un comentario