¿Llueve?

Me dijo: ¡No olvide la sombrilla!
Pregunté: ¿Llueve?
Me dijo: Debo regresarla a su dueño.
Pregunté: ¿Llueve?
Me dijo: Las palabras no son dueñas de su uso, sólo de su imagen.
Pregunté: ¿Llueve?
Me dijo: No. Pero la llevaré abierta.
Callé.
Publicar un comentario