El almuerzo de zetas.


El cansancio me asedia. El sopor, el tedio. El polvo se amontona en las esquinas, en las cortinas. El telón cae irremediablemente. La audiencia duerme y otros llaman callados como si los quisieran más cerca. Silencios. Y es apenas mediodía.
Publicar un comentario