Completando lo que sale mal.

Si todo lo que ha de salir mal, sale mal; ¿sale mal aquello que dice que todo lo que ha de salir mal, sale mal? Sin embargo, lo que no puede salir mal sino que está ya muy mal, es que aquello que dice que todo lo que ha de salir mal, sale mal, no dice cuándo de todo lo que sale, sale mal. ¡Bah qué mal!
Publicar un comentario